5 consejos para evitar morderse las uñas

Hablábamos en nuestra pasada entrega de la onicofagia, ese hábito de morderse las uña que, además de poco estéticas puede convertirse en todo un problema de salud.

Y es que el morderse repetidamente las uñas puede hacer que la piel alrededor de éstas se sienta dolorida, llegando a dañar el tejido que las hace crecer, lo que da como resultado uñas de apariencia anormal.

Continuamos pues con los consejos de la Directora Técnica de Nails Factory, Amaya Domínguez, para ayudarte de que dejes de morderte las uñas:

  1. Reemplaza el mal hábito con uno bueno.

Puedes descubrir cómo dejar de morderte las uñas sustituyendo la tendencia a hacerlo con un hábito que te haga sentir mejor. Busca maneras creativas de mantener las manos ocupadas, como jugar con una pelota o pequeño muñeco antiestrés (que está demostrado que alivia la tensión muscular).

«Algunas personas también intentan dejarlo de forma gradual: un dedo cada vez. Elabora tu propio calendario, de modo que se adapte a tus necesidades y a tu capacidad de cumplirlo sin frustrarte. Por ejemplo, puedes morderte todas, excepto de determinado anillo durante la primera semana. En la segunda, progresa a esa y la de tus meñiques. Y continúa así hasta que no te estés mordiendo las uñas».

2. Aplícales esmalte a tus uñas, y resístete a estropearlas.

«Cuando decides aplicarte el esmalte de uñas, no quieres arruinar tu manicura. Una capa fresca de esmalte cada semana para ayudarte a combatir la tentación de mordisquearlas». Y no digamos si decides emplear tu presupuesto de belleza en una manicura de gel; una excelente manera de resistir la tentación de morder, porque… ¿quién querría arruinar esos dedos maravillosos?

3. Apóyate en los beneficios de unas manos saludables.

Exfolia tus manos. «Están expuestas a más agentes externos que cualquier otra parte de tu cuerpo, por lo que producen constantemente nuevas células de la piel y eliminan las viejas. Las manicuras incluyen limpieza de manos y tratamientos hidratantes para exfoliar tu piel».

Por otro lado, los humectantes y los tratamientos para la cutícula conllevan un masaje, que ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

4. Mantener una dieta saludable.

Alimentarte como es debido ayuda a sentirse mejor, en general, y –en tu caso– a que las uñas se reparen y crezcan bien. «Come alimentos ricos en calcio y magnesio para ayudar a tus uñas a regenerarse. A veces, la razón por la que queremos mordernos las uñas es precisamente por la falta de calcio y magnesio en el cuerpo».

Alimentos que ayudarán a tus uñas a crecer de nuevo:

  • Ricos en proteínas: carnes magras (pollo, solomillo…), nueces, espinacas, garbanzos, soja…
  • Ricos en zinc: ostras, legumbres, carnes rojas (en pequeñas cantidades)…
  • Ricos en calcio: semillas de chia, alubias, verduras de hoja verde, nueces…
  • Ricos en magnesio: semillas de calabaza, chocolate negro…
  • Ricos en biotina: plátanos, lentejas, almendras, cacahuetes…
  • Ricos en ácidos grasos esenciales: atún, salmón, marisco, verduras de hoja…

5. Celebra cada pequeño éxito logrado.

No tengas miedo de mostrar tus nuevas uñas a los amigos, e incluso a personas que tampoco es que sean de tu círculo más próximo. Muéstrales tus manos y diles: “¿Podéis creeros que solía morderme las uñas?”.

«Fotografía tus manos y disfruta de lo bonitas que están ahora. Incluso puedes “colgar” fotografías del “antes y el después” en los perfiles de tus redes sociales para demostrar que eres capaz de hacer grandes cambios en tu vida».

Y recuerda, si te muerdes las uñas puedes acudir a cualquier espacio Nails Factory donde nuestros profesionales te ofrecerán la mejor solución.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *