9 consejos para hacerte la manicura

Maquillarse las uñas como es debido en casa requiere cierta habilidad y buenas dosis de práctica. Tranquila si tu nivel de coordinación te ha puesto siempre difícil cualquier tarea de bricolaje: la manicura casera nunca acaba luciendo, ni durando como la profesional. Tienes una solución sencilla, que es acudir a tu salón Nails Factory más cercano; y otra como Plan B: evitar estos errores que te mencionamos para mejorar tu manicura casera.

 Aquí os dejamos 9 consejos para presumir de manicura

 

Cualquiera de nuestras técnicas en manicura profesional te puede señalar una serie de errores frecuentes y facilitarte algunos consejos a tener en cuenta para mejorar tus manicuras caseras. Vamos con ellos.

Porque si eres sincera contigo misma, y te lo tomas con deportividad, vas a ver que estaba cometiendo –sin saberlo, o pensando incluso que eran beneficiosos– algunos errores comunes que resulta que acortan realmente la vida útil de tu maquillaje de uñas. Por ejemplo, ese truco de sumergir tus uñas recién pintadas en agua helada para que se sequen más rápida. Falso de solemnidad: estarás combinando los aceites del esmalte con humedad, lo que derivará en desaconsejables burbujas microscópicas sobre la superficie del barniz…

¿Te preguntas qué más has estado haciendo mal? Aquí tienes otras nueve formas de mantener tus uñas perfectas cuando las maquillas en casa

  1. Debes buscar tu forma correcta.

 «A pesar de todas las formas modernas –como la “bailarina” o el “stiletto”–, las uñas redondeadas son la mejor opción para evitar rasgaduras y enganches», explica Amaya Domínguez, Directora Técnica de Nails Factory. «Gracias a su forma suave, es menos probable que tropiecen con todo. Pero si prefieres la manicura cuadrada, basta con asegurarte de redondear los bordes a cada lado de la uña». 

  1. Asegúrate de pulir los bordes.

 «Cuando las uñas están un poco limadas, es importante usar una pulidora (taco) para uñas, para eliminar todos los restos bajo la uña y a lo largo de la línea de la cutícula. Otro consejo profesional: asegúrate de pulir siempre en una misma dirección, para no dañar las fibras de las uñas», continúa Amaya Domínguez. 

  1. Prepáralas antes de pintarlas.

 Algunos salones te dejan las uñas en remojo antes de proceder a empujar las cutículas, a limar y a pulir, pero cualquier buena profesional sabe que las manis en seco son más sanas y hacen que tu esmaltado dure más. Puesto que sumergirlas en agua hace que las uñas se expandan, y después, cuando se secan, se contraen, lo que hace que el esmalte se astille.

  1. No agites el bote de esmalte.

 Has escuchado este consejo una y otra vez, y sin embargo sigues sacudiendo tu  esmalte de uñas antes de usarlo, y aún te preguntas por qué no consigues una manicura perfecta. Muchas frascos tienen una pequeña bola de metal dentro, que ayuda a remover el esmalte. Sacudirlo, sin embargo, crea pequeñas burbujas en el líquido que se pueden apreciar al aplicarlo. Ya sabes: si lo agitas, en vez de hacer girar el bote entre tus palmas, debes esperar al menos media hora antes de usarlo.

  1. Capas delgadas mejor que una gruesa.

 Es tentador ahorrarse un paso y optar por una capa gruesa. Pero eso solo significa un mayor tiempo de secado y un mayor riesgo de manchas. En manicura, también, los atajos se pagan, y una apariencia perfecta lleva su tiempo.

«Capas finas permiten que el esmalte se seque en el medio. Una base, dos capas de color y una superior para sellar. A veces, si desea más pigmento o el color parece un poco transparente, una tercera capa de color es admisible», señala la Directora Técnica de Nails Factory

  1. Aplica el esmalte por pasos.

 ¿De una vez, y ya no está? No tan rápido, amiga. La forma profesional de hacerlo es aplicar esmalte en el centro de la uña, y después continuar por los lados. No obstante, si eres suficientemente mañosa, y consigues cubrir la uña por completo, y de modo uniforme, enhorabuena.

  1. Evita el calor cuando seques tu manicura.

 En cuanto al secado, hazlo al aire o usando una ráfaga de aire frío, y evita a toda costa el calor. El aire caliente evita realmente que tu esmalte se asiente, mientras que el aire frío consigue justo lo contrario.

  1. Soluciona los fallos lo antes posible.

 «¿Eres muy perfeccionista con el esmalte? Aquí tienes una solución rápida: emplea un palo de borde plano, sumérgelo en aceite de cutícula y trabaja alrededor del borde previo a la cutícula (el eponiquio). De ese modo puedes limpiar el esmalte de uñas de la piel antes de que  se haya secado en las grietas», concluye Amaya Domínguez.

 Para las imperfecciones puedes usar suavemente el dedo y volver a colocar el esmalte en su lugar antes de agregar una capa superior. Aunque si la reparación es complicada, lo mejor es limpiarla y volver a empezar.

  1. Haz de tu manicura algo cotidiano.

 Seguir algunas buenas costumbres también puede alargar la vida de tu manicura casera. Usa guantes cuando laves los platos o limpies en casa. Emplea aceite de cutículas, pues ayuda a mantener sana la piel alrededor de las uñas y ayuda al crecimiento saludable de estas.

En Nails Factory tenemos todo lo necesario para que puedas presumir de manicura, encuéntralo todo en tu espacio Nails Factory más cercano, pincha aquí y busca el tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *