Ioana, gerente de 3 franquicias Nails Factory en Alicante

Trabajadora incansable, rumana, Ioana Nicoleta Moldovan llegó a España –sin conocer nuestro idioma, más que a través de los ‘culebrones’ televisivos– hace algo menos de una década. Buscaba una oportunidad laboral que le era difícil encontrar en su país.

Y no solo lo consiguió, sino que merced a su esfuerzo y tesón es, a día de hoy, la orgullosa propietaria de tres franquicias Nails Factory (situados en los centros comerciales de Plaza Mar 2, Puerta Alicante y Gran Vía).

Ioana Nicoleta asegura que le llama bastante gente, pensando en poner una franquicia. «Clientas y sus amigas, y también maridos y/o novios, preguntando qué tal es el negocio; si a mí me va bien. Y yo siempre les digo lo mismo: que estoy muy contenta desde el principio, que la relación con la central no solo no me produce ninguna queja, sino que el trato es fantástico… Pero eso sí, que hay que trabajar; que no se crean que esto es comprarse un negocio que va a funcionar solo».

Nails Factory (NF): ¿Cuándo y cómo tomaste la decisión de autoemplearte, a través de tu propio negocio?

Ioana Nicoleta (IN): Había acabado mis estudios universitarios y no encontraba trabajo. Comencé entonces a realizar un curso de manicura para saber hacerme a mí misma las uñas. Y como al cabo del tiempo seguía sin encontrar forma de ganarme la vida decidí venir a España.

Y ya estando aquí, buscando empleo, vi que Nails Factory necesitaba empleadas. Así que no me lo pensé: envié mi curriculum y al día siguiente me estaban llamando para hacerme una prueba con Amaya Domínguez, la Directora Técnica. Con las mismas, me dieron trabajo para el día siguiente, y eso me sirvió –no se me olvidará nunca– para tener los papeles en regla.

NF: ¿Y por qué elegiste España como destino?

IN: Porque mi ex pareja venía a España y yo podía acompañarle si quería. No conocía el idioma; lo poco que sabía era a través de las telenovelas de la televisión. Me encontré en una situación extraña: sabía trabajar, era buena en lo que a la manicura se refiere, pero no sabía hablar. Y con la ayuda de Amaya y mis compañeras me fui soltando y empecé a hablar el castellano como es debido.

Empecé a trabajar en el local de la fundadora, Yolanda Beltrán, en Rivas Vaciamadrid. Me daban la oportunidad de trabajar con ellos, y a cambio yo tenía que esforzarme y hablar lo mejor que pudiera. Ahora tengo otra pareja, Cosmin Nistor, y estoy muy contenta.

NF: Espera, espera, que han pasado muchas cosas entre medias. Dinos ¿qué tiempo transcurre desde que empiezas a trabajar como empleada hasta que te abres tu primer centro?

IN: Cinco años. Mi novio me decía siempre que fuera a hablar con Yolanda, para estudiar la posibilidad de tener mi propio centro. Pero yo tenía miedo de comentarle que quería montar mi propio Nails Factory; me daba un poco de reparo. Al final me decidí, y ella me confesó que estaba esperando a que diese el paso, y que de un día para otro le hiciese la propuesta.

Al principio, yo no tenía mucha confianza en mí misma, pero ella siempre me animó, diciéndome que soy muy trabajadora y que no iba a tener ningún problema. Y lo cierto es que tampoco tenía muchos ahorros, para poder afrontar las nóminas de las empleadas en el caso de que los primeros meses no me fuera muy bien.

NF: ¿Dónde está ubicado tu primer local?

IN: Cerca de la playa, en el centro comercial Plaza Mar 2 de Alicante. En realidad, esta ciudad no era nuestra primera opción: buscamos en Badajoz, y no pudo ser. Finalmente la central me comunicó que el centro se podía abrir en Alicante, si me interesaba. Hablamos de enero de 2015. Me fui a Alicante para buscar una vivienda en alquiler, y a principios de febrero ya estábamos viviendo aquí. El día 13 de marzo inauguramos, con dos empleadas y yo misma, que casi ni me tomaba tiempo para comer, y así poder ganar más clientas.

El día de la inauguración había muchísimo público, puesto que era algo novedoso para Alicante. Y recuerdo que hasta la propia Yolanda se puso a trabajar con nosotros para poder atender a todo el mundo.

El Plaza Mar 2 es el centro comercial más grande de Alicante, y tiene mucho público compuesto en buena parte de turistas. Me vine a Alicante con mi pareja y las maletas: no tenemos familiares en España, solo amigos. Y la verdad es que estamos muy contentos: en esta ciudad se vive bien; mejor que en Madrid.

NF: ¿Encontraste muchas diferencias entre ser asalariada y dueña de tu propio negocio?

IN: Hice la formación necesaria por la que pasamos todas las franquiciadas. Porque conocimiento de uñas ya tenía, al llevar cinco años trabajando en la marca, pero me faltaba la parte correspondiente a llevar el día a día del negocio.

La diferencia principal es el trabajo. Mi jornada es amplia, pues cuando llego a casa tengo que hacer el papeleo. Mucho esfuerzo, pero al final el resultado merece la pena. Mi novio nos ayudó mucho al principio: hizo el curso de formación de manicura, y aunque todavía no quiere maquillar uñas sabe hacerlo perfectamente.

NF: Y las clientas, ¿son iguales en todas partes, o notaste diferencia entre Madrid y Alicante?

IN: Pues mira, sí. Ahora que lo dices me di cuenta enseguida de que aquí en Alicante las clientas son un poco más exigentes; y sin resultar en absoluto difíciles de tratar sí que es cierto que son menos extravertidas que en Madrid.

NF: ¿Cuándo decides abrir tu segundo centro? Háblanos de él…

IN: Como nos dimos cuenta de que el trabajo no dejaba de crecer, al año de abrir solicitamos a la central el poder hacer más grande el estand para poner un puesto más. Y aun así nos faltaba sitio para poder atender a todo el mundo. Así que pensamos en buscar otro centro comercial, para poner en marcha otro centro.

Encontramos el Puerta de Alicante, y nos pusimos enseguida en manos de Rito Naranjo, el director de Expansión, para que negociase la renta con la gerencia del centro. Y pusimos en marcha esta segunda unidad operativa, con más puestos incluso que la primera. Esta gran superficie está a las afueras de Alicante, y es ideal para la gente que viene de distintas poblaciones cercanas. Se inauguró el 9 de junio de 2017.

Y vuelta otra vez a Madrid, con técnicas que había preseleccionado, para que recibieran la formación correspondiente y necesaria para trabajar en nuestros centros.

NF: ¿Tienes dificultades para encontrar técnicas en Alicante?

IN: Pues mira, esta es una ciudad de 300.000 personas. Así que para el primer centro sí que me costó. Era difícil encontrar buenas técnicas, y sobre todo que se adaptaran a la técnica de Nails Factory. Somos muy perfeccionistas con los tiempos, para que la clientela quede satisfecha. Ahora en el primer centro tengo siete chicas empleadas, y en este segundo otras cinco técnicas. Pero siempre estamos buscando más.

NF: ¿Y en el tercer centro?

IN: El tercero cuenta con cuatro técnicas. Hacía tiempo que buscábamos otro centro comercial, para cerrar el círculo por el norte de la ciudad. Pero nos costaba. Y lo que son las cosas: un día me llama Yolanda para decirme que el gerente del centro comercial ha contactado personalmente con ella, porque le parece que Nails Factory es una buena franquicia, y que le gustaría que entrásemos en su superficie.

Por supuesto, a Cosmin y a mí nos faltó tiempo para decirle a Yolanda que sí. Se trata del centro comercial Gran Vía, e inauguramos en él el 12 de marzo de 2018.

NF: ¿Alicante permitiría abrir más locales, o con estos tres centros tenéis cubierta la ciudad?

IN: Si encontramos un buen local en el centro de Alicante creo que no nos lo pensaríamos. Aunque la verdad es que no hemos visto nada que nos guste. Y no creas, que llevar tres negocios, aunque sea en la misma ciudad y relativamente a poca distancia uno de otro, tiene su dificultad. Cuento con la ayuda de mi novio; gracias a él podemos controlar los tres centros: yo me encargo de uno, y él de los otros dos. Porque sigo trabajando todo el día: me encanta lo que hago.

NF: ¿Un consejo que le darías a alguien que tuviera las dudas que tu tenías al principio, antes de decidirte a poner en marcha tu propio negocio?

IN: Siempre he tenido muy claro que se tiene que trabajar, y a veces muy duro, para conseguir algo en la vida. Y como el equipo de Nails Factory te ayuda en todo, desde el primer paso hasta el último, siempre están a tu lado para todo lo que necesites, si tú te esfuerzas el negocio sale adelante.

Los productos son muy buenos. Y siempre están estudiando llevar a cabo cosas nuevas; por ejemplo, los productos 10 free que no los tiene ningún competidor. Trabajan para conseguir ser los mejores. Y por eso mi consejo sería confiar a ciegas en la central, porque siempre responde.

NF: ¿Van igual de bien los tres centros o hay diferencias?

IN: El de Plaza Mar 2 es más céntrico y tiene más tiendas, y por tanto es el mejor de todos. Los otros dos siguen subiendo poco a poco. En Puerta Alicante inauguramos con cuatro técnicas empleadas y ahora tenemos cinco; y en el Gran Vía pusimos en marcha el centro con cuatro técnicas y ahora buscamos más empleadas.

NF: ¿Tenéis competencia en Alicante de otras cadenas de franquicia? ¿Cómo aprovecháis el valor añadido de Nails Factory respecto a otros centros de estética?

IN: No hay otras franquicias de uñas, pero sí centros de estética independientes. Aunque la calidad de los productos que emplean no se pueden comparar con los de Nails Factory.

Al principio trabajar en Alicante fue muy duro porque había muchas tiendas de mujeres orientales aprovechando el “tirón” del turismo. Pero en cuanto las alicantinas probaron nuestros productos no dejaron de visitarnos. Cada vez tenemos más público, y se van muy contentas de nuestros estands.

NF: Y cuándo no estás trabajando, ¿qué es lo que te gusta hacer?

IN: Ahora acabo de pasar unos días en Rumania. Cada vez que tengo vacaciones nos vamos a ver a la familia. E intentamos ir por lo menos una vez al año. A ver, la verdad es que mucho tiempo libre no tenemos: paramos un poco al mediodía para comer y descansar, pero estamos siempre en los centros para ayudar a las técnicas en lo que haga falta.

Sí que vamos a la playa siempre que podemos, y también nos gusta mucho el cine. Pero si tuviese que hablar de mi actividad favorita sería pasar tiempo en las redes sociales, compartiendo cosas y viendo vídeos en YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *