¿Te muerdes las uñas? 5 consejos para evitarlo

Por si te suena, de haberlo escuchado alguna vez, onicofagia es ese hábito de morderse las uñas. Una odiosa manía que, por lo general, comienza en la infancia y puede continuar hasta la edad adulta, y cuyos efectos secundarios pueden ser más que puramente cosméticos.

Si estás cansada de lamentarte por dejar tus uñas dentadas, y demasiado cortas para un bonito esmaltado de uñas, tranquila: vamos a ayudarte a dejar de morderte las uñas.

Con un poco de determinación puedes lograrlo. Nuestra “arma secreta” son los siguientes consejos de la Directora Técnica de Nails Factory, Amaya Domínguez:

  1.  Identifica las situaciones ‘desencadenantes’.

Presta atención a cuando comienzas a morderte las uñas, para ver si puedes encontrar esa situación o elemento común que te haga sentir que necesitas morder algo (en este caso, tus uñas). «Para algunas personas, puede ser sencillamente un padrastro: ese pequeño pellejo a los lados de la cutícula. Otras pueden hacerlo simplemente por aburrimiento o ansiedad». Una vez que sepas cuál/es es/son tus motivos, puedes combatirlos.

  1. Mantén las uñas bien limadas e hidratadas.

Quien reduce los motivos de tentación, acaba con el mal hábito. «Por eso, dejar las uñas bien limadas (sin picos) e hidratadas (evitando los padrastros o pieles secas) reduce a un mínimo las áreas para mordisquear pudiendo ser la respuesta a cómo dejar de morderte las uñas. Hasta que no tengas siquiera la tentación de intentarlo». Sin mencionar que, al roer tus uñas estás perjudicando también a tus dientes, que con el tiempo también te darán problemas. ¿Lo sabías?

  1. Unas uñas saludables, evitan tentaciones.

«Regálate una manicura tan a menudo como puedas. El maquillaje de tus uñas hará que quieras no mordértelas y echar a perder lo bonitas que están, lo bien que te quedan y lo que le gustan a todo el mundo; a ti la primera».

Una vez que tus uñas estén en excelente forma, debes concentrarte en mantenerlas lo mejor posible. «Y una manera estupenda de lucir tus nuevas y brillantes manos es acudir con regularidad a tu centro de confianza Nails Factory».

  1. Empuja tus cutículas, al menos de vez en cuando.

En muchas ocasiones no visualizamos las “lunas” en la base de las uñas, porque sus cutículas no han sido empujadas hacia atrás. «Nada de cortarla, sino empujar suavemente cada cutícula hacia su dedo para dejar ver más parte de la base. Va a hacer que las uñas parezcan más largas, y les dará una forma más atractiva, lo que también puede ser una motivación para que dejes de mordértelas». 

Esta tarea es más sencilla de llevar a cabo tras la aplicación de un aceite de cutícula e incluso después de una ducha, cuando tus manos y uñas estén reblandecidas por el agua.

  1. Aplicar un esmalte con sabor amargo.

«Cuando de repente te sorprendas con una uña entre los labios, sin apenas haberte dado cuenta, es hora de “defenderte”. Y para combatir la necesidad de roer puedes aplicar un “repelente” a tu uñas. Se trata de un producto tópico, un esmalte transparente y seguro en caso de ingerir, que tiene un sabor amargo y se emplea precisamente para evitar que apetezca llevarse inconscientemente cosas a la boca».

Continuamos con este decálogo de consejos útiles en nuestra próxima entrega. Permanece atenta.

En caso de que te muerdas las uñas puedes pasarte por cualquier espacio Nails Factory y disfrutes de nuestro servicio de reconstrucción de uñas mordidas. Pide tu cita en tu espacio Nails Factory,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *