Cutículas si o cutículas no en tu manicura

Cutículas si o cutículas no en tu manicura

En este post os vamos a hablar de una de las partes más importantes en la manicura, nos referimos a las cutículas. Cutícula, del latín cuticŭla, que significa piel delgada y delicada. Las cutículas son una de las partes más importantes de la uña, ya que la protege de infecciones, hongos e inflamaciones. Esta semana desde Nails Factory os contamos todos los secretos de cómo mantener unas cutículas perfectas.

Hace algún tiempo cuando nos dirigíamos a un centro de estética para realizarnos una manicura,  el primer paso consistía en cortarnos la cutícula, como resultado de esta acción se nos mostraba, a priori, una uña más larga y más vistosa.

Con motivo de la llegada de las nuevas tendencias en el cuidado de las uñas comenzaron a expandirse por nuestro país nuevas teorías, y como fruto de algunas investigaciones se llegó a la conclusión de que era un gran error el retirar las cutículas. La razón principal tenía que ver con el hecho de que se producían “esos dichosos pellejos”, que comúnmente conocemos como “padrastros”, y que podían infectarse con facilidad. Por ese entonces se empleaba para eliminar las cutículas lo que todos conocemos como bisturí, utensilio que está prohibido en la actualidad por sanidad para esta actividad. Esta retirada provocaba graves daños, como por ejemplo, inflamaciones de la cutícula o deformaciones en la placa de la uña.

Por todos estos motivos es preferible empujar las cutículas con un empujador metálico (al ser de este material se pude esterilizar sin problemas), de manera que las retraemos y evitamos su crecimiento excesivo. También es importante el uso de un aceite de cutícula adecuado a nuestro tipo de piel (puedes pasarte por tu espacio Nails Factory más cercano y consultar nuestro catálogo de productos). Si se repite este proceso habitualmente podrás disfrutar de unas cutículas sanas e hidratadas.