¿Cómo tener unos pies perfectos en invierno?

¿Cómo tener unos pies perfectos en invierno?

La importancia de tener pies perfectos en invierno.

Unos pies maravillosos no consisten solo en unas uñas perfectamente cuidadas. Esta época del año, en la que llevamos los pies más cubiertos, es el momento perfecto para cuidarlos y ponerlos a punto, con una pedicura Nails Factory, y obtener así unos beneficios duraderos en término de salud, y no sólo estéticos.

Los pies son, después de las manos, la parte del cuerpo que más utilizamos a lo largo del día. Cuidarlos no sólo significa hidratarlos, sino que debemos mimarlos un poco más, pues no en vano cargan con el peso de nuestro cuerpo durante toda la jornada.

Es importante cuidar tus pies pues:

 

  • Vas a mejorar tu circulación sanguínea general.
  • Eliminas las células muertas y las toxinas de la piel, mejorando el estado general de la piel.
  • Ayudas a mantener las uñas sanas.
  • Arreglas las asperezas y/o la piel dura.
  • Consigues una piel hidratada y nutrida.
  • Dichos cuidados tienen un alto componente relajante, tan necesario y agradable al concluir la jornada.
  • Y en definitiva, estás promoviendo una apariencia saludable y un bienestar interno.

Precisamente durante los meses de invierno es probable que podamos detectar los talones resecos, los dedos rojos e incluso algún problema en sus uñas…  Déjanos pues que te hagamos una descripción general de los problemas comunes de las uñas de los pies, para que tomes medidas si es tu caso: consultar a un podólogo es el camino correcto.

Si tienes un problema en las uñas de los pies, es posible que se sientas avergonzada por su apariencia. O puede que te preocupe que su aspecto sea un síntoma de que algo no marcha bien en tu cuerpo y aún no ha sido diagnosticado. Por suerte, Nails Factory cuenta con profesionales para aliviar un poco sus preocupaciones y recomendarte esa visita al médico cuando sea necesaria.

 

Los pies soportan un gran estrés

 

«Porque lo cierto es que las uñas de los pies están sujetas a una gran cantidad de estrés, ya sea porque se frotan contra el calzado o porque de vez en cuando algún dedo resulta golpeado, lo notes o no tanto…», señala la Directora Técnica de Nails Factory, Amaya Domínguez. «Además de la presencia constante de bacterias y hongos: imagínate el ambiente dentro de tus botas o zapatos, ahora que llevamos calcetines o medias más gruesos…».

 

Dicho lo cual, hay tres problemas comunes en las uñas de los pies que vemos en ocasiones. Como la llamada uña encarnada. Su aspecto puede ser perturbador, pero no debes asustarte. Ocurre cuando el borde de una uña del pie, generalmente la del dedo gordo, crece hacia la piel adyacente penetrando de forma anómala y causando inflamación, dolor al caminar o ante pequeños traumas y en ocasiones formación de tejido granulado.

 

Los factores que aumentan la probabilidad de que una persona desarrolle una uña encarnada incluyen:

 

  • Zapatos o calcetines que no son del tamaño adecuado.
  • Forma anormal del dedo del pie.
  • Traumatismo en las uñas.
  • Dejar las uñas demasiado cortas.
  • Antecedentes familiares.
  • Edad creciente.
  • Problemas de salud, como mala circulación en las piernas.

 

El tratamiento para una uña encarnada se puede realizar en casa, a menos que exista una sospecha de infección o si tiene una afección médica, como diabetes, o mala circulación. Remoja el pie en una solución salina con agua a temperatura ambiente. Luego, masajea el costado de la uña suavemente para disminuir la inflamación. Asegúrate de no cortarte la uña del pie y considera usar calzado supercomodo, o especialmente amplio, hasta que el problema se resuelva.

 

Traumatismos y hongos

 

Está también el traumatismo en las uñas de los pies. Que puede ser crónico o tener lugar como resultado de una lesión aguda. Se trata de una lesión en el centro de crecimiento de la uña, o matriz, que puede ocasionar sangre y hematomas debajo de la uña, engrosamiento o pérdida de la misma…

 

El trauma en las uñas de los pies puede ocurrir por su roce repetido contra el zapato, al caminar o correr. Puede ser que tu calzado nuevo quede demasiado ajustado –o tal vez suelto–, lo que puede generar más fricción contra el dedo del pie mientras caminas o haces ejercicio. También puede ser el resultado de una lesión repentina, como golpearte el dedo o dejar caer un objeto sobre él.

 

Es mejor que un podólogo evalúe cualquier tratamiento. Lo mismo que sucede con el tercero de los problemas que encontramos en ocasiones a la hora de efectuar nuestras pedicuras: los hongos. Una infección que tiene lugar debajo de la uña y que incluye:

 

  • Decoloración debajo de la uña, generalmente marrón, blanca o amarilla.
  • Aumentos de su grosos.
  • Incremento del blanco bajo de la uña (queratina, una proteína que da forma a la piel y las uñas).
  • Aflojamiento o separación de la parte infectada del lecho ungueal.
  • Aspecto desmoronado.

 

El tratamiento probablemente incluya el recorte o eliminación de la parte infectada. Lo que ayuda a disminuir el grosor de la uña y alivia las molestias que puedan surgir con el uso de calzado. También puede aumentar la eficacia de los posibles tratamientos tópicos prescritos, junto a posibles medicamentos antimicóticos orales.

 

«Por nuestra parte, ya sabes que nuestro lema es #NailsFactory10free, por la enorme importancia que le damos a cuidarte solo con productos de calidad, libres de componentes dañinos como tolueno, formaldehído, alcanfor, parabenos…», concluye la Directora Técnica de Nails Factory, Amaya Domínguez. «De ahí que seamos las primeras en ayudarte si tienes los pies en buen estado, y también en poner en tu conocimiento si sufres alguno de estos problemas para que puedas encontrar, lo antes posible, la ayuda médica necesaria».