Manicura rusa: todo lo que debes saber

Manicura rusa: todo lo que debes saber

Si quieres que tus uñas tengan un toque diferente y sencillo, pero a la vez elegante, duradero y realizado por profesionales, una opción perfecta es la manicura rusa o manicura con micromotor.

Se trata de una técnica inspirada en el uso del micromotor, pero no tiene ningún vínculo con el país o su cultura.

Aunque surgió hace tiempo, fue hasta hace unos años que se extendió en Europa y sigue conquistando el gusto de muchos, en otros continentes.

En la actualidad, es uno de los servicios más solicitados, por eso en Nails Factory queremos ofrecerte los detalles de esta tendencia.

En qué consiste

Lo primero que debes saber es que la manicura rusa es una técnica que necesita de gran precisión, por eso recomendamos acudir a profesionales.

El proceso consiste en utilizar tornos eléctricos para limpiar en profundidad la uña mediante la eliminación completa de la cutícula.

Es decir, que de acuerdo con las características de las uñas de cada persona, es posible que se tengan que emplear diferentes tipos de fresas.

De ahí que el método esté centrado en tratar las cutículas y no en decorar las uñas.

Lo bueno es que sus resultados son superiores en comparación a otras manicuras, ya que puede durar más de tres semanas, lo que supone una gran diferencia.

Sus características la han convertido en una opción para aquellas mujeres que quieren lucir sus uñas perfectas por mucho más tiempo:

  • No se aplica ningún tipo de producto queratolítico o ablandador de cutículas, ni se sumerge la mano en agua.
  • La cutícula se retira mediante el uso de diferentes fresas, velocidades y rotaciones para que quede limpia.
  • La durabilidad del esmaltado es de 2 a 4 semanas.
  • Debe realizarse en un centro especializado en este procedimiento, porque es necesario contar con conocimientos específicos.
  • Es compatible con el esmalte permanente.

La técnica y las herramientas que se emplean

En la manicura rusa se aplica una técnica especial tanto para trabajar las cutículas como a la hora de aplicar el esmalte.

Ahora que ya sabes qué es la manicura rusa, te explicaremos de forma sencilla el paso a paso para hacerla. Recuerda que NO debes aplicarla en casa, sino que lo recomendable es que se realice en un centro capacitado:

  • Tratar la cutícula. Esto significa que se debe elegir una fresa para el torno. Algunas personas prefieren utilizar la de cono fino o de punta de bolita.

Con el empujador de cutículas se empieza a preparar la base de la uña levantado la cutícula sobrante y con el torno a baja velocidad y con mucho cuidado se lima suavemente el exceso de los bordes.

  • Limpieza de la piel. Se debe remover con una fresa especial la piel de los bordes de la uña, así como cualquier exceso de células muertas. Después se pasa un cepillo y se aplica desinfectante.
  • Esmaltar. En el caso de las uñas de gel, acrílicas o acrigel hay que esculpir o darle forma a la uña.

Para terminar, se aplica aceite de cutículas para un mejor acabado y apariencia.

Para este tipo de manicura se usan varios productos y herramientas:

  • Un torno que no emita vibración alguna.
  • Fresas de diamante de alto rendimiento.
  • Primer o base para las uñas que esté libre de ácidos para deshidratar la uña sin dañarla (y asegurar que el producto que se aplique después se va a adherir sin problemas).
  • Esmalte permanente, normal, acrílico o gel.
  • Aceite para cutículas.

Ventaja frente a la manicura tradicional

Existen diferencias muy significativas entre la manicura rusa y la tradicional. La más importante es que los resultados de la primera duran tres semanas, mientras que la otra es de 10 días aproximadamente.

También está el tratamiento de cutículas. La manicura rusa tiene su punto de acción en la cutícula para lograr un aspecto más limpio y cuidado.

  • Técnica empleada. En la rusa hay que optar por un torno eléctrico o fresas que ayudan a eliminar la cutícula de forma concisa. Mientras que la convencional no necesita de ninguna aparatología.
  • En centros profesionales. Por la complejidad de la manicura rusa se debe llevar a cabo en centros de belleza o estética que sean especializados. No se puede aplicar en casa, al contrario que la manicura normal.

Nosotros recomendamos que esta técnica se repita una vez al mes para conseguir unos resultados óptimos y llevar tus manos siempre perfectas.

Como siempre queremos ofrecerte la última tendencia en el cuidado de las uñas reserva tu cita en cualquiera de nuestros centros donde encontrarás un equipo de profesionales altamente cualificados que te ayudarán a lucir unas manos preciosas.

 

Deja un comentario