Nueva franquicia Nails Factory en Madrid

Nueva franquicia Nails Factory en Madrid

Nueva Franquicia Nails Factory en Madrid, en calle Princesa 30

La situación de pandemia que vivimos ha hecho que Ana De Elvira, azafata de vuelo, se haya visto sin poder hacerlo durante un tiempo; lo que ella misma asegura que va a ir para largo. «De modo que este impasse me venía estupendamente para, junto a mi pareja, poner un negocio por cuenta propia. De hecho, fue él quien me dijo: “O ahora, o nunca”. Y tenía razón: en este momento, en el que el negocio me necesita más para arrancar, puedo dedicarle todo mi tiempo, y más adelante compaginarlo con mi profesión». Se refiere al centro Nails Factory que ambos inauguran el lunes 5 de julio en la madrileña calle de la Princesa, 3, cerca de la Plaza de España.

Como azafata, Ana asegura cumplir a rajatabla el prototipo de mujer preocupada por la belleza; interesada por la moda, desde pequeña. «Soy muy coqueta, y en mi casa, mi madre, con su propio ejemplo, me ha enseñado siempre a cuidarme, a llevar las uñas perfectas. Lo que no imaginé nunca es que acabaría teniendo un negocio dedicado a la imagen», asegura esta emprendedora madrileña, de 31 años, quien ha dejado en manos de Alberto Delgado, abulense de 37, y piloto de líneas aéreas, estar pendiente del local para que todo esté listo en día de la apertura. Mientras ella se formaba junto a las técnicas elegidas. Porque su idea es estar encima del negocio: «No voy a dejar de volar, pero viendo cómo está de volcada la central con cada franquiciado, creo que es factible ocuparme de ambas tareas».

La apuesta de esta pareja por Nails Factory estaba cantada. «A diferencia de otros centros, de los que luego ni te acuerdas del nombre, Nails Factory tiene, a mi modo de ver, dos puntos fuertes: una marca conocida y un estilo propio, una forma de hacer las cosas que la diferencia del resto de espacios de manicura y pedicura», asegura esta emprendedora, que si ha echado mano de la franquicia es porque la considera una fórmula precisa. «Puede tener sus pros y sus contras, pero tiene reglas establecidas, y eso simplifica las cosas. Unas instrucciones detalladas, como las de la aviación, establecen qué ha poner de su parte la marca y dónde debes exigirte tú y echar el resto».

Así, a finales del pasado año, Ana y Alberto se pudieron en contacto con la central para la firma del precontrato, y comenzaron a buscar ubicación. «Una tarea ardua, que nos llevó a patear calles de pueblo en pueblo –Las Rozas, Boadilla del Monte…– durante no pocas semanas. Hasta que, en abril de este año, la central nos ofreció una posibilidad interesante y dimos con el emplazamiento». Ana dice que no era un local, sino el local.

No niega los nervios previos a la apertura, «pero también unas ganas enormes de echar a andar», concluye Ana De Elvira, que destaca por encima de todo la enorme calidad del producto Nails Factory: «Cuando llevas años maquillándote las uñas cada 15 días, sabes apreciar un producto como el de Nails Factory. Que no solo tiene una preparación esmerada, sino garantiza la ausencia de tóxicos o alérgenos. Y además, sin testarlo en animales: me encanta».